Bueno, ya estoy libre, ya veremos para cuánto tiempo. Suma y sigue la persecución de la mafia judicial. Sorprende el excelente trato de la Guardia Civil frente al de los juzgados. Aquí he encontrado hasta guardias lectores entusiastas del periódico indignados con mi situación.